San Fernando del Valle de Catamarca

Dirección Provincial de Planificación.                                           Equipo IDECAT, Infraestructura de Datos Espaciales Catamarca.

Banco de mapas

Visto: 22383
 
DEPARTAMENTO BELÉN
 
 ntraseoradebelen
 
 
 
 

 Virgen de Belén

La devoción por la Virgen de Belén, comenzó cuando fue fundada  la villa el 20 de diciembre de 1691 por el maestro Bartolomé Olmos de Aguilera, quien inició la construcción de la traza de la ciudad, levantando la iglesia, marcando manzanas  y exigiendo el pago anual de la cofradía de la Virgen de Belén. Cuentan los pobladores, que para construir la actual iglesia colaboraron todos los vecinos, el cura párroco de aquel entonces, don Benildo Fierro incitaba  a los creyentes  para que continuaran con el esfuerzo. Dirigió los trabajos del templo el Pbro  Juan B. Sueldo. Las campanas del templo también se hicieron en Belén. Para su fundación contribuyeron  los pobladores con sus alhajas, aros, anillo, medallas. Por eso dicen que las campanas tañen sonoras cuando cantan gloria o celebran las festividades del pueblo y triste cuando anuncian la desaparición de uno de sus hijos. La iglesia se inauguró en 1907. La imagen de la Virgen  de Belén es una de las más antiguas que se conoce, se cree que ha sido construida  en España. Es pequeña y está ataviada con manto celeste. Las fiestas comienzan el 20 de diciembre, aniversario de la fundación del pueblo  y terminan el 6 de enero, dos días antes adornan las calles por donde va a pasar la Virgen; colocan en frente de las casas y de los árboles  de la plaza, banderas argentinas y papales. Al atardecer sacan a la Virgen y conducida en andas por promesantes, comienza la procesión. Desde el púlpito, un sacerdote  bendice a los devotos  y éstos alzan los pañuelos blancos diciéndole adiós  a la Virgen.

 

Festividad de la Virgen del Tránsito: La Porfiadita A unos veinte Kilómetros  de la Villa de Belén se halla un pequeño pueblo de lomas y quebradas: San Fernando. Los pobladores y ganaderos, son devotos de la Virgen del tránsito, la Porfiadita. Pero antes de llegar la Porfiadita a este pueblo, traída  por unos Bolivianos  curanderos, los lugareños eran devotos de nuestra Señora de la Concepción, a la que se le rendía culto  en una vieja  iglesia construída por el año 1783. Se cuenta que por el año 1840 llegaron al pequeño valle de San Fernando unas yungas (natural de los andes), trayendo  en uno de los burritos de carga  una imagen de la Virgen del Tránsito,  pero la curiosidad  reside en que la Virgen se volvió tres veces al camino que había recorrido. Al intentar huir por cuarta vez resolvieron emprender viaje. Pusieron la imagen en un burrito, prepararon las cargas y salieron a la mañana muy temprano. Caminaron muchos días  por parajes solitarios, cruzaron pueblos sin detenerse. Así  llegaron al  Valle de San Fernando. Aquí se detuvieron como en las otras aldeas, para luego continuar viaje. Una mañana, los yungas rodeados por una cantidad de personas del pueblo, acomodaban sus cargas con mucho cuidado pusieron  a la Virgen en el burrito carguero, se despidieron de los buenos pobladores  y al querer iniciar la marcha, el burrito  que conducía  la imagen, se echó, entre tres yungas lo pusieron  de pie, acomodaron la carga y cuando estaban listos todos, otra vez se echó el burrito. En vano fueron palos y azotes para que se levantara y caminara. Decidieron entonces llevar  a la Virgen en brazos. El jefe de la partida la acomodó en su poncho y cuando pretendieron alejarse, a la Virgen se le cayó el sombrerito. El  yunga jefe, con paciencia y cariño, lo levantó y se lo colocó, no caminaron  diez metros  y la Virgen perdió la pollerita. Los yungas se miraron y comprendieron que estas manifestaciones eran deseos  de la Virgen de quedarse en el lugar. Así lo hicieron saber a los hombres más importantes del pueblo. Los yungas decidieron cambiar la imagen por doscientos burros. Así quedo la imagen de la Porfiadita en San Fernando. Las fiestas de la Virgen del Tránsito se celebran todos los años del 1º al 15 de agosto.

 


Festividad de San Juan Bautista
 (Londres)

Su celebración es el 24 de Junio. San Juan Bautista es Santo Fundador de la primera población española en suelo catamarqueño. En Londres de Belén, se conserva muy fuerte la tradición de las hogueras cuando se lo celebra. Esta es la Fiesta de San Juan más tradicional. El Santo es honrado todo el día, comienza con las hogueras que iluminan todo el pueblo a las 0 hs. Del día 24; allí “se queman los pecados”, es decir la gente va tirando papelitos en los que ha escrito su pecado más arraigado, por ejemplo la gula, la envidia, la pereza, la lujuria ; es muy divertido porque se lo comenta: “ay vea, yo todos los años quemo la envidia, pero no hay caso vuelve ; pueda ser que el señor San Juan consiga que Dios me lo perdone...”, dice una señora.  Después viene la reunión familiar donde se brinda  por los juanes y juanas.  Esa noche, se duerme poco, o no se duerme porque a las 10 de la mañana hay que ir a la “Misa Mayor”, olorosa de incienso y animada por un conjunto musical (que es el mismo que actúa en los festivales).  Sigue el desfile, donde tanto los niños y jóvenes escolares cuanto los jinetes, lucen orgullosos los inigualables ponchos londrinos. También se preparan carrozas alegóricas y ferias de las producciones agrícolas y artesanales.  Las comidas típicas: mote, gigote, empanadas, quesos, pan casero y tortillas, alternan con los vinos pateros de Tinogasta y Pomán y con el “Ponche” y el “Jacaranda”, preparados por las habilidosas manos de las mujeres del pueblo, que también traen a la Feria nueces confitadas, tortas de turrón, rosquetes y muchas otras confituras de exquisita factura, junto a las maravillosas telas ( ponchos, ruanas, mantas, chalinas, puyos).

 

Otras fiestas
Fiesta del Cristo de los Milagros

 

Copyright © 2019, ATLAS CATAMARCA. All Rights Reserved.