Buscar en el sitio









PDF Imprimir E-mail
Indice del artículo
Organización Social
-Españoles y Criollos
-Los Indígenas
-El Negro
-Los Extranjeros
Todas las páginas


Los Indígenas

Los habitantes autóctonos de América eran los indígenas, que recibían distintos nombres de acuerdo al lugar en el que vivían.

Las grandes culturas indígenas americanas florecieron antes de la llegada de los españoles y se desarrollaron desde México hasta el Sur Argentino.

Los mayas, Aztecas e Incas eran verdaderos centros políticos, económicos, sociales y culturales que se alteraron con la llegada del conquistador español.

En el territorio del Noroeste Argentino habitaban los Diaguitas y los Calchaquíes, los cuales pertenecían al territorio catamarqueño, y también a Salta, Tucumán y La Rioja.

La gran preocupación de la corona española fue definir la condición jurídica y social de los aborígenes americanos.

Dos posturas prevalecieron en España, al momento de decidir sobre la condición de los aborígenes. Por un lado la posición de Fray Bartolomé de las Casas, que defendía a los indígenas como seres humanos con derechos considerándolos completamente libres, prohibía su venta, donación o préstamo y por otro lado Juan Ginés de Sepúlveda que adhería al concepto sustentado por el filosofo Aristóteles de que hay hombres que han nacido esclavos por sus inferiores aptitudes intelectuales y físicas. Para ubicar a los indígenas en esa condición, por lo que la corona debía someterles y hacerles la guerra.

El principal objetivo de los reyes españoles, establecido en las Glossary Link leyes de Indias de 1680, era recomendar a virreyes y audiencias que  “los indios deben ser instruidos en la fé católica y qué además debían ser bien tratados, amparados y mantenidos en justicia y libertad como súbditos y vasallos”.

Esta decisión  no fue cumplida por los conquistadores españoles que se establecieron en el territorio americano. La ambición económica hizo que los indígenas fueran utilizados como mano de obra para el trabajo de la tierra, las labores domésticas, el asentamiento de estancias, la extracción de los minerales en beneficio del enriquecimiento de los conquistadores.

Con relación al Tucumán y especialmente para el área Diaguitas, sabemos que los indios eran agricultores sedentarios  y que tenían  una organización bien establecida.

La actitud del indígena con respecto al sometimiento y abuso, fue dispar, algunas tribus se negaron a trabajar, rebelándose y defendiéndose con la guerra a fin de no someterse, como fue el caso de los naturales de la zona Calchaquí, que iniciaron una guerra que duró treinta años. Pero también hubo quienes aceptaron esa imposición, pero que con el mal trato que recibían fue exterminándose lentamente.

Hubo Obispos, Misioneros y algunos funcionarios denunciaron los abusos de los encomenderos y trataron de ponerles remedio con una legislación adecuada, dictada en 1612 en las famosas Ordenanzas de Alfaro.

Las ordenanzas establecían que los encomenderos debían reconocer a los indígenas su condición de libres y estaba obligado a pagarle un tributo anual  a cambio de protección y doctrina. Pero la realidad era muy distinta. Ante la superioridad de la civilización española, los aborígenes fueron sometidos y exterminados. Esto se puede comprobar con los registros o censos  realizados en el siglo XVIII. También su disminución obedeció al proceso de mestizaje con el español y el negro.

 



 
© 2014 Atlas - Catamarca
Este atlas se encuentra en permanente actualización, cualquier sugerencia contáctenos. Fecha de última modificación 14/12/2009.
De utilizar los contenidos de esta publicación deberá citar la fuente como: "Atlas Catamarca - http://www.atlas.catamarca.gov.ar"